Sueños sobre mi casa de la infancia

¿Alguna vez te has preguntado por qué podrías estar soñando con una casa en la que creciste?

Los sueños de hogar de la infancia pueden considerarse bastante simbólicos, de hecho, estos sueños contienen una parte de su pasado que ha moldeado quién es usted hoy. Dentro de la antigua casa en su sueño le cuenta una historia que contiene elementos de viejos recuerdos olvidados, secretos ocultos, emociones reprimidas y una vista previa de lo que aún permanece inconsciente con usted hasta el día de hoy.

Sueños de Hogar de la Infancia

Las casas en los sueños nunca son realmente una casa per se, sino más bien una subestructura de la mente o arquitectura interna del soñador. Esencialmente dentro de la casa de tu infancia en tu sueño estás dentro de una parte del pasado que está reviviendo en el momento presente. Tu mente inconsciente te ha puesto específicamente aquí por una razón. Pero, ¿qué podría ser eso exactamente?

En la mayoría de los casos, las emociones reprimidas, los recuerdos dolorosos inconscientes o los talentos olvidados residen en esta área que necesita ser examinada. A veces, estas casas de la infancia quieren que rescatemos a nuestro niño interior de un pasado traumático para que puedas sanar. Sin embargo, tendrás que entrar y buscarlo.

Cómo encontrar y sanar a tu niño interior en tus sueños

La buena noticia es que su sueño le proporcionará suficientes pistas simbólicas y sugerencias metafóricas dentro de las habitaciones para ayudar a extraer el verdadero significado.

Significado de Soñar con Casa de la Infancia

Según el estado de ánimo y el contexto de su sueño, determinará si este sueño contiene elementos de una infancia traumática o refleja una época de inocencia y diversión. En muchos casos, el soñador que ha tenido una infancia turbulenta o tiene recuerdos reprimidos puede tener sueños relacionados con la casa de la infancia que es asaltada, incendiada o incluso destruida. Aunque el símbolo de los sueños del hogar de la infancia quiere que sanes el pasado o encuentres algo que se ha perdido para que puedas vivir una vida más feliz.

Alternativamente, alguien que regresa a la ciudad o casa de su infancia podría estar recopilando algo del pasado que se olvidó hace mucho tiempo. Lo que necesita ser encontrado será valioso en su futuro crecimiento como adulto.

#1. Sueños de la casa de la infancia destruida

La casa de la infancia destruida en su sueño podría estar relacionada con sus propias actitudes, sistemas de creencias, principios e ideales que ha llevado consigo desde que era niño.

La destrucción puede ser intencional o es el resultado de factores externos responsables de este cambio de visión. Sin embargo, la destrucción de la casa no sugiere necesariamente que sea un mal augurio, sino un símbolo de cambio y transición: eliminar lo viejo para dar paso a una vida más equilibrada y armoniosa.

#2. Sueños de la casa de la infancia roto en

Hablando metafóricamente, si observamos la conexión de la casa con nuestra mente/psique y el hogar de la infancia como el viejo/pasado tú; parece que una especie de amenaza ha entrado en algo inocente que te pertenece, o lo que ha sido protegido ha sido violado.

El piso en el que irrumpieron y lo que se llevaron son pistas de dónde buscar. El llamado “robo” se vuelve metafórico para alguien o algo que te quita algo de valor, violación o inocencia. De hecho, la persona puede ser una representación de experiencias de vida o situaciones vividas recientemente en su vida. Alternativamente, este sueño podría conectarse con su propio niño interior que necesita protección.

#3. Soñando con recuerdos de la infancia

Soñar con recuerdos de la infancia te lleva a un tiempo olvidado, un tiempo de inocencia y diversión. Un símbolo que emerge que anima al soñador a vivir una vida sin preocupaciones, disfrutar de las cosas divertidas y no tomarse la vida tan en serio.

#4. Sanando a tu niño interior

Encontrar a tu niño interior no significa que seas inmaduro o que no quieras crecer. Más bien, es el aspecto infantil de un individuo. Incluye lo que una persona aprendió de niño, antes de la pubertad, que ha moldeado lo que es hoy. Desafortunadamente, debido a experiencias traumáticas, el niño se atrofia y el crecimiento se detiene y dificulta el progreso de la madurez. A estas personas las llamamos adultos inmaduros o padecen el Síndrome de Peter Pan.